Temporada 1, Capítulo 12

levantevalencia

Primero, los hechos.

Donde mejor podemos evidenciar la situación tras casi alcanzar el primer tercio de la competición es echando un ojo a la tabla clasificatoria, sobre todo para no perder la orientación.

Captura de pantalla 2014-11-24 a las 20.23.44

Tras jugar doce partidos hemos conseguido 24 puntos (66% de efectividad), que proyectando a 38 jornadas nos pondría con 76 puntos: no estamos tan mal, si seguimos así la Champions está asegurada. El problema es de sensaciones; tras el partido del Atlético se tocó el cielo y parecía imposible que pocas semanas después los del Manzanares nos superarían en la tabla.

Para un proyecto nuevo como el del VCF el sobresaliente arranque ha sido muy positivo desde la perspectiva de llenar el saco de puntos, pero ha alimentado unas expectativas, a mi juicio exageradas. La plantilla es buena, pero en el nivel del Sevilla y un punto por debajo del Atleti, equipos ya consolidados. Solo Alvés, Otamendi, Parejo y Negredo son jugadores con nivel Top-8 de Champions, hay detrás jugadores muy buenos, en fase de maduración (Alcácer, Mustafi, Rodrigo), y otros casi saliendo del huevo (Gayá, DePaul, Zuculini, Felipe, Vezo).

Las primeras críticas respecto al juego del equipo, no las termino de ver muy coherentes: no se jugo de manera muy diferente a los primeros partidos de temporada como visitante, con una importante diferencia: no estamos rematando bien, se generan llegadas al área, pero no se eligen bien las opciones o se remata precipitadamente. Todo eso unido  a la ausencia de Parejo, ha devenido en un minibache que hay que superar, recuperando las virtudes del primer tramo de competición: presión adelantada, ritmo alto, firmeza defensiva.

levantevalencia2

Otros aspecto destacable es la política de Nuno de mantener un once estable, con los retoques justos y la mayoría de las veces, forzado por las bajas de los titulares. Es comprensible desde la visión de conjuntar un bloque que está sacando buenos resultados, pero no deja de ser llamativo que jugadores cuyo rendimiento es pobre (Rodrigo), o sus carencias evidentes (Barragán, Piatti), sigan inamovibles en su puesto. Caso particular es el de Javi Fuego, un jugador intachable, pero tan limitado a su especialidad (el juego defensivo), que acaba condicionando el funcionamiento global del equipo. Sin renegar del asturiano, que debe tener su espacio como jugador complementario, es chirriante que actualmente sea indiscutible para Nuno.

La principal deficiencia que he encontrado en el equipo en estos primeros doce partidos es la ausencia de un jugador que ocupe la mediapunta, un trescuartista que cree desequilibrio en la zona caliente del ataque, la antesala del gol. André Gomes es el que mejores condiciones tiene para el puesto, pero posicionado en el 4-3-3, recibe, la mayoría de las veces, demasiado cerca de Fuego y demasiado lejos de los atacantes. Parejo y Gomés deben jugar un poco más adelantados para lograr el escalonamiento posicional necesario, pero la posición muy retrasada de Fuego (salida de balón Volpiana), dificulta estos movimientos.

Las expectativas están que se trabaje en la dirección deportiva para reforzar el equipo en invierno, fundamentalmente un mediocampista perfil box-to-box (Enzo Pérez sería ideal), que permita colocar a Parejo como medio centro posicional (su capacidad física no es inferior a la de Busquets, por ejemplo), o bien un jugador defensivo pero con mayor despliegue de Fuego. Dando por hecho que Zuculini y Filipe son carne de banquillo (o grada).

Otras posiciones no me parece tan alarmante mantenerlas, dado que aunque un lateral derecho vendría (muy) bien, posiblemente solo tenemos una bala y hay que dispararla en el punto vital del equipo. En la delantera Negredo va a dar un salto de calidad enorme al equipo, se han visto eso primeros detalles (juego de espaldas, paredes en la corona del área); pero viene mucho más.

Señor Lim, saque la chequera y ponga un poquito más de calidad ya contrastada (no otro yogurín como Leo Suarez) que nos distancie del quinto clasificado. Aseguremos ese cuarto puesto, y ya seremos ambiciosos en el tramo final de la temporada.

 

 

 

 

 

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *