Saber centrar

barragán valencia

En los tiempos que corren, saber centrar es importantísimo. Se ha convertido en un requisito indispensable en el plano laboral, donde cada vez se exige un mejor dominio de los centros. Habida cuenta de ello, comienzan a proliferar en nuestro país colegios y guarderías especializados, ya que los recientes estudios indican que comenzar a aprender a centrar a edades tempranas facilita su asimilación. Tal es su importancia que cada vez se escuchan más voces que exigen unos conocimientos mínimos de la habilidad para poder optar a puestos de responsabilidad en el gobierno, y es que todos hemos sido testigos de la escasa desenvoltura de nuestros representantes centrando.

Son muchos los jóvenes que viajan a Inglaterra para aprender a centrar.

Barragán fue uno de ellos.

(…)

Monchi se tiraba de los pelos(?) mientras observaba impotente como Rafa Benítez se llevaba a la perla de la cantera. Internacional por España en todas las categorías inferiores, Antonio Barragán era un potentísimo lateral derecho que se perfilaba como el sustituto natural de Dani Alves en el carril derecho de Nervión. Por desgracia, Antonio no deslumbró en Liverpool. A orillas del Mersey brotaron todos sus defectos y, tras sólo un partido disputado, hizo las maletas con rumbo a La Coruña.

Es en ese instante; entre fracasos, roturas de ligamento cruzado y sombra mediática, donde comienza la cocción lenta que nos trae al Barragán de hoy en día. Un lateral laborioso, potente y con buena lectura del juego. Un futbolista que, gracias a la confianza de Pizzi, ha sabido hacer frente a sus enormes carencias técnicas y realizar notables actuaciones con las que ganarse esa palmadita en los vestuarios. Porque nunca escuchará la aprobación de la grada. Por más que cierre la banda de Alba y Neymar, todos se quedarán con aquel centro que se fue al anfiteatro. Porque saber centrar es importantísimo, y Barragán no tiene ni puñetera idea.

Antonio es un futbolista crudo, sin artificios de ningún tipo. No tiene carisma, no es carne de Youtube y se apellida como ese cochambroso extra de las películas de Torrente. Lo tiene difícil para deslumbrar a aquellos que se guían por el sesgado juicio esteta. Para ellos siempre será el eterno cabeza de turco, sin esperar siquiera a que el balón comience a rodar. Poco importa que fuese el jugador de la plantilla con mejor ratio de asistencias/minuto de la pasada campaña. Porque no es uno di noi. Antonio no tiene ni puñetera idea de centrar y, pardiez, eso es importantísimo.

¿Cómo puede ser que el Lagarto obviara semejante estigma y apostara por él? Fácil, porque tanto Nuno como él ven en Barragán una opción táctica que otros no ofrecen. Porque por entonces primó el trabajo y la determinación, y quién va a saber más sobre eso que un chaval que necesita trabajar el triple para recibir la mitad. No, Barragán no es el lateral derecho titular que sueño para mi Valencia. Es de perogrullo afirmar que tiene sus lagunas y es mejorable en varios aspectos. Pero sí que es un buen lateral, el mejor que tenemos en el equipo, y la titularidad le llega con total merecimiento. Porque ojalá varios de esos cracks que caen en gracia aportaran lo mismo que él. Porque saber centrar es importantísimo, pero no lo es todo en el LD. Ni mucho menos.

3 Comments

  1. Carlos Villar Carlos Villar 11/12/2014 Reply
  2. Hoeman hoeman 12/12/2014 Reply
  3. La prórroga de Miros Miros 12/12/2014 Reply

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *