Plataforma de combate

álvaro negredo

 

El proyecto actual del Valencia se asienta en general sobre un grupo bisoño y del que adivinamos aún sólo las sombras de su potencial final. Esto se cumple especialmente en el caso de sus dos delanteros: Rodrigo y Alcácer. Álvaro Negredo viene a solventar ese problema, aportando el gol ya marcado, la victoria ya saboreada, la derrota ya comprendida. Negredo sabe lo que es triunfar en la élite y ha errado y acertado lo suficiente como para conocer las reglas del juego. En lo táctico es además un elemento enriquecedor, ya que posee todo lo que no tienen los otros dos, más algunas dosis de lo bueno de ambos.

En el teatro del pacífico, se enfrentaron dos tipos de cazas. Los japoneses apostaron por poco blindaje y alta maniobrabilidad, jugándosela con maravillas como el Zero. Los americanos siempre prefirieron modelos robustos con elevada autonomía y mucha potencia de fuego, pudiendo trasladar la ofensiva muy lejos de sus lejanas bases. Del mismo modo que aquellos P-38, Álvaro es para sus equipos más una plataforma de combate que un simple cazador. Es uno de esos jugadores capaces de justificar un sistema o de hacer bueno un planteamiento deficiente. Por dar un ejemplo: a Alcácer le cuesta ser decisivo fuera de casa ya que entre otras cosas es un jugador “por hacer” físicamente. Algo comprensible a su edad, y que se vio claramente en el Sánchez Pizjuán. Sufre sosteniendo las contras de su equipo si son largas y empiezan en repliegue intenso, ahí se siente lejos de la portería y se ve superado. El 4-3-3 suele ser exigente en éste sentido, ya que el delantero puede quedar algo aislado. Negredo por contraste tiene la combinación de activos necesarios para brillar en esos exigentes contextos. La calidad de sus apoyos, lo bien que sabe erigirse en faro para desatascar la salida de su equipo. Todo esto sin tener en cuenta su utilidad en cuanto Nuno se enfrente a un resultado adverso y quiera tirar de doble 9 y rombo estrecho por el centro… pocos equipos tendrán tanta potencia de juego.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *