Maldito parón liguero. Valencia 3-1 Atlético

 

vcfatleti

Foto: valenciacf.com

No quiero este parón de liga. Quiero más, quiero otro partido del Valencia el próximo fin de semana, que el ritmo no pare. La nave valencianista, capitaneada por Nuno, va como un tiro. “Es el líder, el jefe de todo, el que manda, y estamos a muerte con él”, dice Dani Parejo sobre el técnico portugués, y es que el domingo, tras vencer al Atlético de Madrid por 3-1, Mestalla ya coreaba al entrenador que en apenas 7 jornadas ha conseguido algo más propio del ‘Espirito Santo’ que de un humano: unir a la afición de Mestalla, a la plantilla al completo y a él mismo, formando una trinidad omnipotente que ilusiona a cualquiera.

En esta ‘semana de descanso’ se irá parte de la plantilla con sus seleciones, lo que suele dificultar el trabajo del día a día en Paterna y puede cortarte el gran ritmo que ha llevado el equipo hasta ahora, por eso creo que a nadie le debe gustar este parón con el subidón que debe sentir ahora mismo cualquier valencianista -ya sea pro Salvo o anti Salvo, se fíe o no de Lim, eterna y absurda discusión por cierto- a la espera de que por fin se cierre el tema de la venta y TODOS se dediquen a disfrutar del fútbol como lo hizo toda la gente que acudió a Mestalla ante el Atlético y los que vieron o escucharon el partido desde sus casas.

Ganar 3-0 al Atlético a los 13 minutos es algo que seguramente no se vuelva a ver en muchísimo tiempo, algo impagable, fue ‘orgásmico’ para el aficionado. El Valencia salió en tromba espoleado por un mágico ambiente desde que llegaron al estadio horas antes del duelo. Primero Miranda en una cagada monumental, pocos minutos después un taconazo de Alcácer lo recogió André Gomes para hacer una jugada antológica que acabó de noquear a Miranda -que todavía debe estar soñando con los 2 primeros goles del Valencia- y marcar el segundo y de ipsofacto fue Otamendi el que jugó al escondite en medio del área para aparecer de repente y adelantarse a Moyá para poner el 3-0.

afición

Tifo que preparó la Curva Nord, espectacular @valenciacfcom

Mestalla era todo euforia, incluso el equipo tuvo un buen rato de bloqueo mental de esos que a veces tiene uno cuando no se cree lo que está pasando, pero de lo grandioso que es. El Atlético no tardó en aprovecharlo y Mandzukic hizo el 3-1 tras un rechace de Alves a tiro de Tiago. El miedo llegó en los últimos instantes del primer tiempo con el penalti por mano de Gayà que le daba a Siqueira la posibilidad de poner el 3-2 en el marcador justo antes del descanso, pero apareció Diego ‘parapenaltis’ Alves y Mestalla respiró, nadie sabe lo que hubiera pasado si el brasileño no hubiera detenido la pena máxima, fue una de las grandes claves de la victoria del Valencia.

En la segunda parte el Valencia estuvo más serio en defensa y no dejó que el Atleti consiguiera meterse en el encuentro. De nuevo Javi Fuego haciendo un partidazo y ayudando a que otros compañeros lucieran como nunca, y el ‘puto jefazo’ de Otamendi mandando desde atrás y sacando pecho en cada disputa que tuvo con los jugadores colchoneros. El resultado no se movió, pero la fiesta siguió. Ovación para el equipo y Nuno dedicando la palabra “GRACIAS” a toda la afición. Y es que Parejo lo refleja muy bien en sus palabras : “Hay una química especial con la afición y nos da mucha fuerza. Hay algo entre ellos y el equipo que hace que Mestalla sea un campo muy difícil en el que sacar algo de aquí sea algo prácticamente imposible”. Que así sea.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *