Lo que Negredo puede aportarle al Valencia CF

álvaro negredo
En 1969 Armstrong, Aldrin y Collins llegaron a la luna. Se hicieron 5 fotos, para inmortalizar una efeméride que es historia de la humanidad.  Hoy, en 2014, cualquier “vecina del 4º” (o vecino) se va al baño, se maquilla, se peina, se pone ropa cuidadosamente seleccionada (o se la quita), se saca 47 fotos ante el espejo, selecciona 3, las retoca con Photoshop y sube la mejor a su perfil de Facebook titulando el logro como “foto casual recién despertada” (o despertado, vaya) .El mundo cambia. Todo cambia. El fútbol, también cambia. Pero cambia con matices, ya que el deporte rey mantiene unas esencias inmutables, que nunca dejarán de serlo. Su magia es que el fin último, siempre es el mismo: marcar un gol más que el rival.La Bomba del Valencia, Álvaro Negredo, es un ejemplo de los cambios que al final, en el fútbol, no son tales. A pesar de que muchos aficionados se nieguen a aceptar este A B C futbolístico, que perdura en el tiempo.
Son muchos los que hoy, en un mundo globalizado, “youtubizado” y mercantilizado hasta los topes, prefieren delanteros estéticos. Delanteros veloces que acostumbran a grandes sláloms en conducción. Delanteros de quiebro y gambeta. Filigraneros del balón. Y niegan o restan importancia a aspectos y condicionantes del juego, que siempre han estado ahí y que siempre estarán ahí. Que si los tienes, siempre te van a aportar cosas.
No niego el valor a jugadores de ese corte veloz y hábil, ni muchísimo menos. Sólo faltaría.  A todos nos gustan los peloteros rápidos, verticales y con habilidad. Solo trato de reivindicar el valor de ciertas esencias futbolísticas, que también son muy importantes y que Negredo puede aportarle a este Valencia. Esencias que no venden tanto porque parecen más rudimentarias, cuando lo cierto es que simplemente son otro tipo de virtudes.Negredo es un 9 bastante clásico. Es un jugador corpulento, potente, que tiene un acompañamiento a segundo palo fantástico y que tiene amplia facilidad de remate final tanto con ambas piernas como de cabeza. Basta verle un par de partidos, para trazar ese perfil de grandes trazos.
Pero Negredo ofrece y puede ofrecer mucho más, tanto del fútbol que se vé facilmente como del que requiere más atención, pero que aporta mucho en lo grupal. Del que hace mejores a los compañeros y por extensión al equipo.

Con Negredo, el Valencia cuenta con un 9 que, además de lo antedicho, fija sobre sí siempre, no solo la marca de un par, sino una serie de ayudas. Y toda ayuda conlleva un movimiento de piezas. Y con ello, generación de huecos o de situaciones interesantes, como escalonamientos de centrales ante descuelgues de ese 9 referencia, situaciones de flotación de laterales cuando los centrales se ayudan o escalonan para encimar marca a ese 9 referencia. O incluso torpedear el que los volantes posicionales rivales adelanten el pressing a tu media, cuando tu 9 sabe descolgarse y buscarles las espaldas, sabe recibir de espaldas, sabe contemporizar en espera de movimientos de compañeros y sabe asociarse para siempre continuar una jugada en la que el palo libre siempre es la meta, aún después de haber contribuido a la jugada 25 metros antes. Porque además es un 9 clásico, no exento de velocidad.

Así, a ese 9 rematador nato, le aditamos veteranía, trabajo en pivotación y descuelgues o desmarques que generan arrastres, además de esa capacidad de atraer marca que siempre genera espacios para los compañeros. Para Alcácer no es lo mismo estar solo que verse favorecido por espacios que solo la presencia de Negredo, van a crearle. Para Rodrigo no es lo mismo trabajar en descuelgue que beneficiarse de los de Negredo y poder explotar sus cualidades de velocidad y llegada diagonal. Para los extremos no es lo mismo desmarcarse al hueco del central rival que escalona en persecución de un 9 descolgado, que hacerlo ante una línea de 4 posicionada. Para Nuno es más facil abrir defensas con tres armas, que hacerlo con dos. Y Negredo es una gran arma. Por lo que hace por sí mismo y por lo que genera con sus cualidades en beneficio del grupo y de sus compañeros de delantera.
A ello añadimos una guinda, que es el balón parado. Algo muy decisorio en el fútbol moderno, tan físico y tan táctico, en el que el poder aéreo siempre soluciona problemas en ambas porterías. No en vano, este verano se ha publicado mucho sobre Nuno y su voluntad de tener “dos torres, una en la delantera y otra en la defensa”. Negredo es la torre de ataque.
Perfiles de delanteros hay muchos y todos muy aprovechables, pero en este Valencia de Nuno, los 3 estiletes en punta son complementarios tanto en cuanto generan y aportan cosas diferentes. Son 3 jugadores de potencial “selección española”. Son jugadores que generan peligro, individiual y grupal, en cualquier circunstancia del juego.
Por eso comentábamos, que el mundo cambia y aunque haya jugadores con virtudes que no son ensalzadas como las de otros, sabiéndolas aprovechar y complementándolas con las de los otros compañeros, suponen un plus en muchos factores del juego. Porque al final, en el fútbol de verdad, en el fútbol que se cuece sobre el césped y no en las salas de redacción de los periódicos o en los intereses mercantilistas de las marcas deportivas, lo que cuenta es meter un gol más que el rival. Y tener los mimbres para que tu equipo siempre esté en condiciones de meter un gol más que tu rival, sea éste el que sea. Y ahí la nueva “Bomba” del Valencia, sin duda va a tener mucho que decir. Porque los marca, como ha demostrado toda su carrera y porque es capaz de hacer de este Valencia un club con más opciones.
Negredo no se hace 47 fotos, de las que se seleccionan 3 y se publica 1. Se hace 5. Y hay que valorar todo lo que hay detrás de esas 5.

2 Comments

  1. Rocky 14/09/2014 Reply
  2. vigasa 25/09/2014 Reply

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *