El encaje de Negredo

La gran pregunta que todo el valencianismo se hizo en el momento de su fichaje, y cuyo eco sigue resonando en todas las tertulias es: ¿Pueden jugar juntos Negredo, Alcacer y Rodrigo? Yo creo que sí, por supuesto; pero dando por hecho que Rodrigo no entra en la ecuación -su estilo es diferente, y se acopla a varias posiciones-, reduciría la pregunta a: ¿Son compatibles Alcacer y Negredo?

Si nos atenemos al dibujo actual un 4-3-3 canónico, donde los roles son claros. Laterales muy largos, medio centro defensivo (Fuego) a poca distancia de los centrales, volantes (Gomes, Parejo) muy dinámicos, llegando mucho al área. Delantera con los jugadores exteriores (Rodrigo, Piatti) buscando el fuera-dento, para  dejar espacio para la llegada de los laterales. Y Alcácer, el delantero más en forma (véase su estadística remates/goles o sus pases de gol) de la Liga.

La posibilidad de trasladar a Alcacer a la izquierda, ubicado en la posición de Piatti y buscando diagonales es muy poco factible, se aleja unos metros del área que es el habitat natural del delantero de Torrent. En cambio, Negredo si que puede asumir ese rol, dado que su capacidad de participar en el juego de combinación es superior a la de Paco: juega muy bien de espaldas, tiene mejor uno-contra-uno y sabe tirar paredes.

 

 

4-3-3

 

 

La segunda opción, con mayores posibilidades de implementar en partidos como local -ante rivales defendiendo muy retrasados (el clásico autobús)-, pasaría por desarrollar un 4-2-3-1 (el sistema más utilizado en la actualidad) renunciando al medio centro marcadamente defensivo (Fuego), sustituyéndolo por dos mediocentros posicionales (Parejo, Gomes). En este escenario, Negredo se ubicaría en la media punta, por detrás de Alcacer, con espacio y libertad de movimientos. En mi opinión lo vamos a ver bastante, especialmente en Mestalla; aunque Fuego puede que se mantenga emparejado a Parejo y caiga Gomes. La estabilidad táctica que ofrece el jugador asturiano, gusta mucho a Nuno.

 

4-2-3-1

La tercera vía, menos probable, sería un 4-4-2 con una medular asimétrica en la línea de lo que suele adoptar el Atlético de Simeone. El reparto de roles -continuando la comparación con los indios del Manzanares-, sería: un medio centro defensivo (Fuego-Gabi), un medio centro más dinámico (Parejo-Tiago), un todocampista un poco más abierto, con libertad de movimientos (Koke-Gomes), y el centrocampista con llegada constante al área (Rodrigo-Arda). Arriba quedarían los dos puntas en posiciones escalonadas: más adelantado Alcácer y unos metros por detrás Negredo.

 

4-4-2

 

Siendo el menos probable, me parece el más indicado para visitas a los campos más difíciles (Camp Nou, Bernabeu, Calderón, San Mamés y S.Pizjuán). El punto débil es el costado derecho, donde cabría utilizar alguna variante, como prescindir de Barragán para colocar un jugador de menor recorrido; pero mucho más sólido en defensa (Mustafi, Vezo).

Después de revisar el abanico de posibilidades que dispone Nuno, la gran duda que debemos plantearnos es la conveniencia de no tener en el banquillo un delantero de refresco. Inicialmente ese papel lo asumirá Negredo, que debe entrar poco a poco y pensando en estar a tope en un mes de diciembre cargado de partidos por la Copa. Pero cuando llegue el tramo decisivo de temporada, si la apuesta es poner juntos a Negredo-Alcacer, faltará ese punto de aceleración que ofrece un delantero que sale del banquillo fresco en la segunda parte.

Una respuesta

  1. Aduriz 20/10/2017 Reply

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *